Atlanta (GA),  (EFEUSA).- La gran mayoría de los estadounidenses, sin importar su género, origen étnico o edad, consumen más sodio del recomendado para tener una dieta saludable, de acuerdo con un informe de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) divulgado hoy.

Gran mayoría de estadounidenses consumen más sodio del recomendado
Los CDC resaltaron la necesidad de reducir las cantidades de sodio utilizadas en alimentos procesados producidos de forma masiva y en restaurantes. EFE/Archivo

“El hallazgo de que nueve de cada diez adultos y menores aún consumen mucha sal es alarmante”, declaró el director de los CDC, Tom Frieden.
El reporte, incluido en el Informe semanal de morbilidad y mortalidad (MMWR) encontró que más del 90 % de los menores y 89 % de los adultos comen más de los 2.300 mg diarios recomendados para las personas mayores de 14 años.
“La evidencia es clara: mucho sodio en nuestros alimentos conlleva a desarrollar presión alta, que es un gran factor de riesgo de las enfermedades del corazón y los derrames cerebrales”, agregó el funcionario.
La investigación señala que el consumo de sodio también es alto entre quienes están en riesgo de padecer de problemas del corazón e incluso entre quienes ya padecen de presión arterial alta.
Según datos de los CDC, los hispanos tienen casi la misma probabilidad que los blancos no hispanos de tener la presión arterial alta, no obstante, las mujeres hispanas con presión arterial alta tienen el doble de probabilidad de tenerla controlada en comparación con los hombres latinos.
El 98 % de los hombres consume más sodio del recomendado, mientras que entre las mujeres el porcentaje es de 80 %, y en general se registra un aumento en el consumo entre los adultos de 19 a 50 años.
Los CDC resaltaron la necesidad de reducir las cantidades de sodio utilizadas en alimentos procesados producidos de forma masiva y en restaurantes.
De acuerdo con datos de las autoridades sanitarias, más de tres cuartos del sodio que consumen los estadounidenses tiene su origen en los alimentos procesados y preparados en restaurantes.
Los expertos señalan que más allá del consumo de sal de mesa, el problema es causado por alimentos procesados con alto contenido de sodio como la pasta, el cereal o el pan, que muchos no asocian al mineral.