Por JAMES MOORE

Si usted busca en el diccionario de la lengua castellana, o de alguno otro idioma, la definición del vocablo PANDEMONIUM, siempre resulta la misma: LA CAPITAL IMAGINARIA DEL REINO INFERNAL. Aunque también existe una acepción más generalizadora sin dejar de implicar lo mismo: LUGAR DONDE HAY –reina- MUCHO RUIDO, CONFUSIÓN, DESORDEN. Pues bien, por estos días este columnista ha recordado algunos hechos que resultan en exceso coincidentes con el presente que vive Venezuela, y de manera particular su capital CARACAS.

Retrotraigámonos a las fechas del 27 de febrero al 8 de marzo de 1989 en aquel país. Fueron los días del estallido socio-político en adelante conocido como CARACAZO… en aquellos días la población caraqueña, sobre todo la más desposeída, salió a las calles en rebelión popular a saquear comercios, a destruir y quemar toda clase de bienes y propiedades, como protesta contra las condiciones en que había degenerado la economía interna del país, posterior al frenesí  que habían vivido durante el “BOOM” petrolero de los 70.

La espiral inflacionaria crecía como imparable y arrasador huracán, la corrupción era generalizada en todas las instancias del poder y la sociedad, propagando así las peores circunstancias sociales imaginables para un pueblo que siempre se ha sabido y considerado poseedor de una las más inmensas riquezas nacionales sobre el planeta tierra. El resultado de esa rebelión, aparte de los 267 venezolanos muertos y de la incalculable cantidad de heridos y desparecidos, fue el que en esos instantes quedara incubado, con garantía de larga y dolorosa permanencia para el Venezuela y muchos otros países de la región, el engendro llamado SOCIALISMO BOLIVARIANO, en cabeza del entonces teniente coronel Hugo Chávez Frías, quien no estuvo de acuerdo con las violentas formas que utilizaron las fuerzas armadas del país para reprimir los desmanes, y que se constituyeron en los hechos y procesos fundacionales del PANDEMONIUM que hoy es Caracas y el resto del país. PANDEMONIUM… así, como el título de un largometraje realizado por el cineasta venezolano Román Chalbud, sobre los eventos del CARACAZO, con la participación, como coguionista y protagonista, del actor, animador y humorista Orlando Urdaneta, quien años más tarde tuvo que huir del país tras ser perseguido y amenazado de muerte por el régimen bolivariano.

PANDEMONIUM fue estrenada en 1997 y participó con notables conceptos de la crítica, en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián; de todos modos apenas resultó ser un hecho anecdótico posterior a tan crueles días; eso sí, su nombre dejó  la definición perfecta para entender la trágica historia que ha corrido desde entonces en Caracas y, por extensión, al resto del país.  Sí, porque desde entonces lo que caraqueños y venezolanos han tenido que vivir, es un verdadero PANDEMONIUM… es lo que hoy, y cada día más, vive la ciudadanía venezolana a todo lo ancho, a todo lo largo de tan prodigiosa geografía.

Es claro que las mayores tragedias e infernales circunstancias se viven de manera especial en Caracas, la ciudad capital convertida en la capital no de ese país pleno de riquezas naturales y con el inmenso potencial para ser una de las naciones más ricas de este mundo, sino del infierno, la trágica capital del INFIERNO SOCIALISTA Y CHAVISTA DEL SIGLO XXI, aunque se sabe que las órdenes ejecutivas para el dominio de tan infame y criminal infierno, llegan desde La Habana… Hoy la capital del infierno no es imaginaria como nos la define cualquier diccionario de lenguas con la palabra PANDEMONIUM, esa capital hoy tiene nombre propio y en ella campean las más infernales características del PANDEMONIUM… odios, iras, rencores, opresión, actos malvados, sevicia desencadenada, acciones sanguinarias,  villanía oficial, todos los actos de posible maldad desencadenados, al tal punto  que esta lista no tendría fin, todo en medio del sometimiento del pueblo al hambre, a la sed, al ruido interminable de los disparos de las fuerzas oficiales y de grupos paramilitares cobijados y organizados por el envilecido gobierno, las interminables nubes de humo y gases, los dolorosos gritos de los indignados, de los maltratados, perseguidos, torturados y vueltos a torturar  de manera indiscriminada en toda Venezuela, pero de manera especial, en  Caracas… porque hoy Caracas es un PANDEMONIUM…