Seúl, 18 ago (EFE).- Corea del Norte advirtió hoy de que las controvertidas maniobras militares que tienen previsto iniciar Corea del Sur y Estados Unidos la próxima semana pueden suponer una “catástrofe” en materia de seguridad para Asia Oriental.

Los ejercicios anuales Ulchi Freedom Guardian, que arrancan el próximo lunes, “acercarán aún más la actual situación en la península coreana a la catástrofe”, reza una breve nota que recoge hoy la agencia estatal KCNA.

El líder norcoreano Kim Jogn Un inspecciona los planes de lanzamiento de misiles hacia la isla de Guam en la Comandancia de las Fuerzas Estratégicas del Ejército Popular de Corea del Norte (KPA) en Pyonyang (Corea del Norte). EFE

 

Cada año en la penúltima semana de agosto los ejércitos de Corea del Sur y Estados Unidos celebran en territorio surcoreano estas maniobras, que incluyen la mayor simulación computerizada del mundo y que suponen despliegue decenas de miles de efectivos.

El ejercicio, que dura 12 días, busca coordinar una respuesta a una hipotética invasión del Sur por parte del Norte.

Pese a que los aliados defiendan la naturaleza defensiva de las maniobras, Corea del Norte las condena con dureza cada año al considerar que se trata de un ensayo para atacar el país.

Las palabras de Pyongyang llegan después de que la semana pasada fuera testigo de su escalada de tensión verbal con Washington más aguda que se recuerda en los últimos años.

Primero, las amenazas norcoreanas de atacar Estados Unidos en respuesta a las sanciones de la ONU por sus últimas pruebas de misiles fueron replicadas con un tono inusualmente beligerante por el presidente estadounidense Donald Trump.

Corea del Norte detalló entonces un plan para realizar un ataque envolvente con misiles sobre la isla de Guam, que alberga importantes bases estadounidenses, aunque luego aseguró que esperaría para ejecutarlo.

En otra nota de KCNA Pyongyang también ha condenado al presidente surcoreano, Moon Jae-in, y considera que su discurso del pasado martes, en el que subrayó el compromiso de su Gobierno para evitar “a toda costa” una guerra en la península, es pura “sofistería”.

La nota critica que Moon esté estrechando lazos con Washington y le insta a buscar la paz en la región siendo contrario a las posturas estadounidenses.

El texto no hace mención alguna a la propuesta de diálogo realizada por el presidente surcoreano en julio y que Pyongyang ha ignorado hasta el momento.