Houston (EE.UU.), 6 oct (EFE).- El Cruz Azul de México se proclamó campeón de la novena edición del trofeo Charities Cup al vencer por (5-3) al Dynamo de Houston, que este año estuvo dedicada toda la recaudación a las víctimas del huracán Harvey.

El jugador Enzo Roco Roco, de Cruz Azul, durante un partido. EFE

 

Aunque el Dynamo inauguró el marcador a los 10 minutos por mediación del uruguayo Vicente Sánchez, el Cruz Azul, que dirige el entrenador español Paco Jémez, cinco más tarde, a los 15, puso el empate a 1-1 en el marcador con gol de Edgar Mendez, que aprovechó el rechace del balón que dio en el poste izquierdo tras un tiro libre que sacó el veterano argentino Christian Jiménez.
La Máquina Cementera se puso luego por delante en el marcador con el 2-1, obra del uruguayo Martín Cauteruccio, cuando se cumplía el minuto 23.
Pero el delantero colombiano Mauro Manotas se encargó de lograr el empate a 2-2 al minuto 48 y eso fue todo lo que aguantó el equipo tejano, que luego ya no pudo con el mejor fútbol ofensivo del Cruz Azul, que se vio reflejado en el marcador final con los otros tres goles conseguidos por el equipo mexicano.
Sus autores fueron el argentino Alejandro Faurlin (mi.57), Jordan Silva (mi.69) y el chileno Felipe Mora (mi.85), para que Dylan Remick a los 86 marcase el tercer gol del Dynamo y el último con el que se cerró el encuentro, que se disputó en el BBVA Compass Stadium.
Al concluir el partido, los jugadores de ambos equipos, junto con el entrenador del Dynamo, Wilmer Cabrera, reconocieron que lo importante del encuentro había sido el poder ayudar a una buena causa además de darle a los jugadores reservas la oportunidad de tener más minutos en el campo.
El veterano “Chaco” Jiménez declaró que se sentía muy “orgulloso” de haber llegado a Houston y colaborar en una buena causa de ayuda a los más necesitados, además de hacer feliz a todos los seguidores del Cruz Azul que fueron a ver al equipo y se marcharon con la felicidad del triunfo.
Mientras que Jémez, al concluir el partido, volvió a ser de nuevo noticia al negarse a hacer declaraciones a los periodistas de Houston que cubrieron la información del encuentro, a pesar que el coordinador de prensa del Dynamo se lo pidió oficialmente cuando estaba en el vestuario del Cruz Azul.