México, 18 oct (EFE).- La retinopatía diabética es una enfermedad que afecta a muchas personas que padecen diabetes sin que estos sean conscientes, haciendo más difícil el tratamiento una vez se detecta la enfermedad, informó hoy Renata García, jefa del Departamento de Retina del Instituto Mexicano de Oftalmología (IMO).

Durante la conferencia Diabetes y Vida Plena en la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Tecnológica de México (UNITEC), indicó que “el paciente no tiene información previa de lo que puede pasar en sus ojos como consecuencia de la diabetes” y por ello no acude a revisión periódica.

Fotografía de una persona que se realiza un examen de visión. EFE

“Cuando lo hace, ya se perdió una buena parte de tiempo que podía aprovecharse para un tratamiento temprano, por lo que se tienen que tomar medidas drásticas para tratar de salvar la vista”, apuntó.

Uno de los principales síntomas de la retinopatía diabética es la baja de la visión, que hace que el paciente vea borroso.

Desafortunadamente, esta enfermedad en sus inicios no da ninguna molestia ocular, lo que provoca su difícil detección y prevención.

La retinopatía diabética es una enfermedad que puede presentarse en pacientes de diabetes de tipo 1 y tipo 2 que generalmente tienen más de 10 años de evolución de esta enfermedad.

Esta complicación hace que se cierre la vasculatura de la retina de forma crónica, debido a los altos niveles de azúcar en la sangre.

García explicó que esto “provoca un daño a nivel de los capilares de la retina”, dada la baja perfusión o irrigación sanguínea de la retina.

La retina, de este modo, genera sustancias que se liberan dentro del ojo y que van a provocar hemorragias espontáneas que pueden llegar a lesionar la retina.

Un “control estricto de la glucosa”, sumado a un buen control de la hipertensión arterial y del colesterol en sangre, puede ayudar a prevenir la enfermedad.