Phoenix (AZ), 13 oct (EFEUSA).- Las instalaciones de lo que un día fue la controversial cárcel al aire libre de la Ciudad de las Carpas en Arizona serán utilizadas ahora para la rehabilitación de reos adictos a las drogas, particularmente opiáceos, se informó hoy.
“Estamos tomando un espacio que era improductivo y convertirlo en algo que ahora proporcionara benéficos, permitir a los reos tener las herramientas para que cuando se incorporen nuevamente a la comunidad sean productivos”, dijo el alguacil del condado de Maricopa, Paul Penzone, en conferencia de prensa.

EFE/EUA CARIBE SHM84 – PHOENIX (AZ, EEUU), 24/05/2017.- Unos trabajadores desmontan los postes de una tienda de la Ciudad de las Carpas hoy, miércoles 24 de mayo 2017, en Phoenix, Arizona.  EFE

Indicó que el espacio dentro de la Ciudad de las Carpas que era utilizado por los reos para “escapar” del intenso calor del desierto de Arizona, tener un poco de sombra y tomar un poco de aire fresco diariamente mientras purgaban sus sentencias en este lugar será ahora utilizado para ampliar el programa MOSAIC.
Este proyecto busca prevenir que reos regresen a la cárcel nuevamente después de salir en libertad por medio de la rehabilitación del abuso de drogas así como eventos traumáticos en sus vidas.
La expansión de este programa permitirá incrementar de 500 a 770 el número de reos que participan en este programa.
“La mitad de los reos que salen de nuestras cárceles, 50.000 personas, regresan por una segunda o tercera vez”, dijo Penzone.
“MOSAIC rompe este círculo, lo que nos ayuda a reducir los niveles de crimen, ahorrar dinero en detención y la transformación de reos en personas productivas”, enfatizó.
La Oficina del Alguacil del Condado de Maricopa informó a principios de esta semana que dejó de funcionar oficialmente la cárcel de la Ciudad de las Carpas, después de que fueran trasladado los últimos reos.
La cárcel al aire libre, establecida en 1993, se convirtió en un símbolo del exalguacil del condado de Maricopa Joe Arpaio.
Los reos pagaban sus condenadas viviendo en carpas al aire libre soportando temperaturas que en el verano superaban fácilmente los 120 grados Fahrenheit (48 grados centígrados), vestían trajes a raya de color blanco y negro y utilizaban ropa interior de color rosado.
Cuando Arpaio fue derrotado en las urnas el pasado mes de noviembre, el futuro de la Ciudad de las Carpas quedó en manos de Penzone, quien el pasado mes de marzo anunció el desmantelamiento de la polémica cárcel.