(EFE) – No son secreto sus diferencias por eso no es de extrañar que un emocionado John McCain lanzara una crítica velada al presidente Donald Trump durante la ceremonia en la que recibió la medalla de la Libertad del Centro Nacional Constitucional en Filadelfia.

Durante su discurso, centrado en el papel de Estados Unidos en el mundo, el senador republicano condenó la actitud de aquellos “que prefieren buscar un chivo expiatorio que resolver los problemas”.

Imagen del Senador Republicano John McCain durante la ceremonia en la que recibió la medalla de la Libertad del Centro Nacional Constitucional en Filadelfia. EFE

En unas duras palabras hizo referencia al “nacionalismo espurio” que afecta al mundo, pero también a EEUU y que consideró es “tan antipatriótico como el apego a cualquier otro dogma pasado de moda del pasado que los estadounidenses consignaron al montón de cenizas de la historia”.

 El senador no mencionó directamente a Trump, con quien mantiene fuertes diferencias en asuntos como la inmigración, pero sus palabras sonaron como reprimenda hacia el presidente cuyo lema es “América primero” y que ha sido criticado por su respuesta tibia antes las consignas de supremcistas blancos en incidentes recientes.

“Vivimos en una tierra de ideales, no de sangre y territorio”, dijo en rechazo a un lema nazi que corearon algunos de los supremacistas que participaron en las marchas violentas el pasado agosto en Charlottesville (Virginia), que acabaron con una mujer muerta y decenas de heridos.

“Somos los custodios de esos ideales en casa y sus defensores fuera”, continuó McCain, un condecorado militar retirado, que agregó: “Tenemos la obligación moral de continuar con nuestra causa justa y traeremos más que vergüenza si no lo hacemos.

“No prosperaremos en un mundo donde nuestro liderazgo e ideales estén ausentes. No lo mereceríamos”, concluyó el senador de 81 años, que en julio fue diagnosticado con un cáncer cerebral del que fue operado y se recupera favorablemente.

McCain recibió la medalla de manos del exvicepresidente demócrata Joe Biden, con quien sirvió en el Senado durante 22 años y, aunque en partidos diferentes, ambos han mantenido una buena relación.