En esta foto del viernes 13 de octubre de 2017, un residente intenta conectar las líneas eléctricas caídas por el huracán María en preparación para cuando se restaure la electricidad en Toa Baja, Puerto Rico. Un mes después de que la tormenta se extendiera por todo el centro de Puerto Rico.

SAN JUAN

El director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Ricardo Ramos, dijo el martes 8 de noviembre de 2017 que comparecerá la próxima semana ante el Comité de Recursos Naturales de la Cámara baja federal sobre el ya cancelado contrato de $300 millones de dólares a la compañía Whitefish.

En rueda de prensa el martes en las oficinas centrales de la AEE, Ramos dijo que éste se excusó de la vista original que tenía el martes, por continuar con sus compromisos oficiales de continuar tratando de levantar el servicio eléctrico de Puerto Rico, que quedó completamente destruido por le paso del huracán María.

Para Ramos, estos sucesos no minan la credibilidad de su persona ni la de la AEE, que ha sido criticada duramente por tardarse en levantar el servicio de electricidad en la isla tras el paso del huracán María.

“Por eso solicitamos que las investigaciones se hagan rápidas y precisas, y que sepan que aquí no ocurrió nada ilegal”, afirmó el titular de la AEE.

El contrato a Whitefish, duramente criticado y cuestionado por medios de comunicación estadounidenses y locales porque alegadamente la empresa tiene vínculos con Donald Trump, fue cancelado por órdenes del gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló.

“Nosotros estamos siendo atacados duramente por medios extranjeros y locales. La AEE está entrando en una guerra entre republicanos y demócratas y todo eso viene relacionado con Whitefish”, sostuvo.

Además, por la tardanza en levantar el servicio eléctrico en la isla, muchos puertorriqueños le han pedido la renuncia a Ramos.

“El gobernador no está diciendo que está poniendo a otra persona, así que él cuenta con todo mi apoyo”, aseguró.

No obstante, la Junta de Supervisión Fiscal -ente creado por el Congreso de Washington para velar por las arcas del Gobierno de Puerto Rico- nominó a Noel Zamot a dirigir la corporación pública como principal oficial de transformación.

“Si se ratifica en un tribunal la designación de Noel Zamot, renunciaría”, admitió Ramos.

“Si la corte determina que él va a estar corriendo la autoridad, pues soy un hombre de ley y orden, no voy a estar aquí, pero tiene que haber un proceso legal de validez”, afirmó Ramos, quien no obstante, aseguró que quien entre a sustituirlo, “va a tener un tostón (problema grande) que resolver”.

Algunos de estos problemas es poder paliar la deuda de la AEE que sobrepasa los $9,000 millones de dólares.