El portaaviones USS Ronald Reagan es escoltado al entrar al puerto de Busan, Corea del Sur, tras terminar un ejercicio conjunto con las fuerzas surcoreanas, el 21 de octubre de 2017. EFE

TOKIO

Ocho de los once tripulantes del avión de la Marina de Estados Unidos que cayó hoy al océano al sudoeste de Japón cuando se dirigía a un portaaviones destacado en el Mar de Filipinas han sido rescatados con vida, informó el Gobierno nipón.

Las operaciones de rescate las llevó a cabo el Ejército de EEUU junto a las Fuerzas de Autodefensa de Japón “que ha enviado barcos y otros activos”, informó el ministro nipón de Defensa, Itsunori Onodera, que aseguró que espera que se encuentre a los tres desaparecidos “tan pronto como sea posible”, en declaraciones recogidas por la cadena pública NHK.

El avión se accidentó en su camino hacia el portaaviones USS Ronald Reagan, que se encontraba realizando unas maniobras con las Fuerzas de Autodefensa niponas, añadió el ministro.

El ejército de EEUU reportó a las autoridades japonesas que un problema en el motor podría haber sido la causa del accidente, que se produjo a unos 150 kilómetros al noroeste de las islas Okinotori, en el sudoeste del archipiélago japonés, añadió Onodera.

El avión se estrelló en aguas del Mar de Filipinas al sudoeste de Japón a las 14.45 hora local (6.45 GMT), informó la Séptima Flota de Estados Unidos.

El grupo de combate del portaaviones USS Ronald Reagan de la Marina de EEUU, desplegado cerca de Filipinas y hacia donde se dirigía la aeronave siniestrada, ha lanzado una operación para rescatar a posibles supervivientes.

El USS Ronald Reagan participó la semana pasada junto a otros dos portaaviones estadounidenses en ejercicios conjuntos con las fuerzas navales de Seúl y Tokio, en un momento de elevada tensión por el programa nuclear y los lanzamientos de misiles de Corea del Norte.

En los últimos meses la alta actividad militar de EEUU en la región ha dado lugar a accidentes, como la colisión del USS John S McCain con un petrolero frente a Singapur en agosto, que dejó diez muertos y cinco heridos, o el choque del USS Lake Champlain en mayo con un pesquero surcoreano.