El embajador de Venezuela ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), Rafael Ramírez, anunció este martes que renunció a su cargo por órdenes del presidente Nicolás Maduro. EFE

El embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas, Rafael Ramírez, anunció este martes que renunció a su cargo por órdenes del presidente Nicolás Maduro y aseguró que fue “removido” por sus opiniones sobre la industria petrolera y el sector económico de su país.

Ramírez, quien fue ministro del Petróleo y presidente de la estatal petrolera PDVSA, reveló los motivos de su dimisión como embajador en una carta dirigida al canciller Jorge Arreaza, fechada en Nueva York el 4 de diciembre de 2017 y que divulgó en su cuenta de Twitter:

“Debo informar que ayer, 4 de Diciembre de 2017, he renunciado, a solicitud del Presidente de la República, a mi cargo como Embajador Representante Permanente de Venezuela ante la ONU. Se me ha removido por mis opiniones, me mantendré, pase lo que pase, leal al Comandante (Hugo) Chávez!”, escribió el funcionario en el tweet en el que publicó la misiva.

En la carta manifestó que “tengo a bien dirigirme a usted para notificar mi renuncia al cargo de embajador permanente de Venezuela ante la ONU desempeñado desde el 5 de enero del 2015 hasta la fecha. Esta decisión responde a los acuerdos alcanzados en nuestra conversación, una vez recibida la instrucción del ciudadano Presidente de la República de separarme del cargo para que cese, según ha sido su deseo manifiesto, de representar a a nuestro país ante este Organismo Multilateral”.

El funcionario, considerado como el más poderoso de la industria petrolera venezolana durante el gobierno de Chávez, hace un recuento de todos los cargos que ejerció bajo el mandato Chávez (1999-2013) y en el régimen de Nicolás Maduro, al tiempo que detalla lo que dicen son sus objetivos y metas logradas como su partipación “activa” en “derrotar el sabotaje petrolero” y enfrentando la “desestabilización política y económica a que sufrimos al inicio de la revolución bolivariana”.

Se lamentó que a pesar de su amplia experiencia en el sector petrolero sus opiniones no tuvieron la acogida que esperaba: “He querido compartir las razones y actuaciones de la dirección de la industria petrolera y del sector económico durante el gobierno del Comandante Chávez. No con el de ánimo de escudarmee en su nombre, sino para compartir una experiencia que a todas luces fue exitosa y que le brindó al país más de una década de estabilidad, crecimiento y desarrollo”.

“Todo el país reconoce los aportes que nuestro hizo sector todos esos años (….) , no reconocerlo y atacarlo es solo producto de un cálculo político, egoista, y mezquino”, manifestó Ramírez.

Reveló también que debido a las “limitaciones” a las que fue sometido se vio en la obligación de expresar sus opiniones en público y continuará insistiendo ante el gobierno en la “necesidad de una profunda revisión y en retomar el sendero exitoso trazado por Chávez”.

Ramírez dijo que posiblemente arreciarán los ataques y vilipendios por expresar su posición y fijar una de alerta en “defensa de la revolución y el país, como ya han hecho algunas voces ofensivas y arteras. Es la nueva forma de hacer política, con ‘p’ minúscula que se ha impuesto (…) No voy a permitir que me ofendan”.

La renuncia del funcionario se divulgó el mismo día en que el El Fiscal General Tarek William Saab dijo en conferencia de prensa en Caracas informó sobre la detención de seis ex ejecutivos de PDVSA por presunta corrupción en un caso relacionado con el alquiler de un buque por que sería empleado para explorar 18 yacimientos de gas, pero que durante siete años solo exploró cuatro pozos y estuvo inoperativo 60% del tiempo del contrato.

 

La semana pasada las autoridades anunciaron las detenciones de los ex ministros del Petróleo y ex presidentes de PDVSA, Eulogio Del Pino y Nelson Martínez por presunta malversación de fondos públicos, asociación para delinquir y legitimación de capitales.

Del Pino dijo en un video divulgado en Twitter la semana pasada que “este ataque contra la industria. Este ataque contra Petróleos de Venezuela es injustificado totalmente”.