El periodista Michael Wolff en una foto de archivo. EFE

WASHINGTON

El periodista estadounidense Michael Wolff ya está habituado a las controversias, pero su libro “Fuego y Furia: Dentro de la Casa Blanca de Trump” superó todas las expectativas y desató una tormenta política de alcance impredecible en Washington.

A los 64 años de edad pasó 18 meses rondando el entorno político de Donald Trump, desde la campaña hasta la Casa Blanca, y entrevistó a “más de 200 personas”, incluyendo al propio presidente y varios de sus colaboradores más próximos.

Wolff logró entrevistar a Trump en junio de 2016 y luego de su triunfo electoral pidió tener acceso a la Casa Blanca, donde se convirtió en lo que denominó “una mosca en la pared”, un testigo privilegiado.

El resultado es un libro explosivo que muestra una Casa Blanca permanentemente sumergida en el más completo caos; y la divulgación de extractos del texto desató la iracunda furia del presidente, que movilizó abogados para impedir su publicación.

Instalado hace ya muchos años en Nueva York, Wolff ganó varios prestigiosos premios nacionales por su labor periodística. Su libro más conocido, “The man who owns the news”, de 2008, está dedicado al magnate de los medios de comunicación Rupert Murdoch.

En 2004 Wolff fue descrito como “en parte un editorialista, en parte un psicoterapeuta, en parte un antropólogo social que invita a los lectores a ser una mosca en la pared en el círculo íntimo de los magnates”.

Su estilo narrativo, basado en conversaciones o fuentes indirectas, también genera reacciones.

La periodista británica Bella Mackie apuntó en Twitter que el último libro de Wolff es “muy divertido”, pero alertó: “Si usted conoce bien a Wolff lo disfrutará, pero no lo tomará como si fuese dinero en efectivo”.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo en tanto que el libro de Wolff estaba “repleto de falsedades” y aseguró que su entrevista con Trump fue apenas una “breve conversación” telefónica que duró entre 5 y 7 minutos, y ocurrió antes de la investidura.

El jueves, un abogado de Trump envió una carta a Wolff y al editor del libro exigiendo que se suspenda la publicación y distribución del trabajo, so pena de enfrentarse a procesos por difamación e invasión de la vida privada, entre otros cargos.

Esta demanda de los abogados se basa en la introducción del libro, en la que Wolff admite: “Muchas de las informaciones de lo que ha pasado en la Casa Blanca son contradictorias; a veces, en buen estilo trumpiano, son simplemente falsas”.

De acuerdo con Wolff, esas contradicciones o esa falta de compromiso con la verdad constituyen el hilo conductor del libro, y por eso apuntó que publicó “la versión de los eventos que yo he considerado verdadera”.